La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Judicial
Lo asesinaron cuando llegaba a su casa en el barrio Alfonso Gómez de Cúcuta
Cinco balazos recibió la víctima, que venía llegando a su lugar de residencia con su pareja.
Image
La opinión
La Opinión
Lunes, 13 de Mayo de 2024

“Me quitaron al amor de mi vida, me mataron a mi esposo”, fueron los gritos que se escucharon en la manzana 48 lote 2 del barrio Alfonso Gómez, del pasado sábado, a las 6:35 de la tarde.

Ese día, cuando Luis Enrique Arias Ortega llegaba junto con su compañera sentimental a su vivienda ubicada en ese sector de la comuna 8, fueron abordados por dos hombres que se movilizaban en una motocicleta GN, de color negro, quienes le dispararon en varias oportunidades a Arias Ortega, dejándolo gravemente herido. Luego, huyeron con rumbo desconocido.

Su esposa, Yulexy Jiménez, en medio de la desesperación, alertó a sus familiares y a la comunidad, quienes auxiliaron a la víctima trasladándola hasta el Policlínico de Atalaya, a donde llegó sin signos vitales.

La Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) llegó hasta el lugar de los hechos y activó un ‘Plan Candado’ para ubicar a los responsables, sin embargo, éstos no dejaron rastro alguno.

Según algunas versiones, los pistoleros vestían con chaqueta, bluyín y llevaban puestos los cascos, por lo que fue difícil reconocerlos.

Minutos más tarde, llegó la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) quienes adelantaron la inspección técnica de la escena, en la que encontraron 4 vainillas.

Aunque sus familiares desconocen si Arias Ortega estaría siendo amenazado, se pudo conocer que hace dos años él habría denunciado que lo estaban extorsionando, lo que será crucial en la investigación.

“A mí nunca me dijo nada porque era muy cerrado y a lo mejor no quería preocuparme, pero no sabemos cómo una persona que le agrada a todo el mundo, lo pueden matar de esta manera”, entre lágrimas, reclamó la mujer.

Era comerciante

‘El Gato’, como le decían de cariño en el barrio por sus ojos claros, era un hombre de 36 años que durante toda su vida se dedicó al comercio. Aunque trabajaba en lo que saliera, desde hace 4 años había empezado a vender gas y cerveza en la zona.

Las personas que trabajaban con él describieron a Luis Enrique como un buen jefe, que por su habilidad para las ventas, el negocio del gas traspasó los límites de su barrio y comenzaron a venderlo hacia los sectores aledaños como Antonia Santos, Cerro Pico y algunas invasiones.


Infórmese aquí: ¿Por qué en Norte de Santander no se celebra el Día de la Madre igual al resto de Colombia?


 

“El negocio de la cerveza también marchaba muy bien, pues la gran mayoría de los residentes del sector le compraban, principalmente los fines de semana, así fue que pudimos arreglar la casita”

Le arrebataron los sueños

Recientemente se conoció, que ‘El Gato’ había comprado un terreno en la parte alta del barrio y tenía como objetivo instalar un local de cerveza en ese lugar, porque siempre la vendía a las afueras de su casa.

“Yo le decía que este barrio es muy peligroso, que nos fuéramos de acá pero él me decía que quería establecer su vida aquí. Tenía muchos sueños y le arrebataron la vida y nos dejaron un vacío muy grande”, concluyó la compañera sentimental.

El hombre dejó 3 hijos, una niña de 12 años y unos gemelos de 9 años, quienes hoy lloran la partida de su padre, su gran ejemplo a seguir.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día