La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Economía
Esta es la razón por la que más personas pudieron caer en el ‘gota a gota’
Hay menos tarjetas de crédito vigentes que en julio de 2023, este instrumento financiero tuvo una caída de 5,9% a corte de marzo de este año.
Image
Leonardo Oliveros
Leonardo Favio Oliveros
Miércoles, 22 de Mayo de 2024

En el último año, la metodología de cálculo del Interés Bancario Corriente (IBC) tuvo algunos cambios estructurales, por lo que la tasa de usura se ha modificado también. 

De acuerdo con un informe del Centro de Estudios Económicos ANIF, si bien es natural que dicho indicador haya disminuido desde que empezó el ciclo de recortes de la tasa de interés del Banco de la República, el ritmo al que la usura ha bajado en la cartera de consumo y ordinario ha sido muy superior al que se observaba en años anteriores. 


Lea además: Ambiciosa meta del alcalde de Cúcuta de crear 35.000 empleos, ¿cómo lo hará?


Los investigadores indicaron que esto obedece a que el cambio de un promedio simple a uno ponderado por monto presionó a la baja la tasa de usura, porque los desembolsos con menores tasas pasaron a tener un mayor peso dentro del total. 

Otra razón es que los nuevos desembolsos que se incluyeron en el cálculo (redescuentos y construcción) tienen tasas significativamente más bajas que las de los desembolsos que se incluyeron hasta julio de 2023.

Los expertos concluyeron que la discusión de proteger a los consumidores de las altas tasas de interés resulta menos efectiva, si no se tiene en cuenta que se excluye del sistema a quienes representan mayor riesgo. 

Explicaron que la demanda desatendida accede al mercado informal de préstamos, el famoso ‘gota a gota’, con tasas mucho más altas que las ofrecidas por el sistema financiero. 


Le puede interesar: Las mujeres casadas ganan más que las separadas en Colombia


Lo que ha sucedido

El estudio resaltó que desde julio pasado, fecha del primer cambio metodológico de la tasa de usuara, la diferencia se redujo y, a mayo de este año, el contraste entre las dos tasas fue de 19,8 puntos porcentuales (p.p.), es decir 5,58 p.p. inferior al promedio de la década antes de la modificación. 

Según ANIF, estos cálculos son similares a los que ha realizado a Asobancaria, la cual estimó que, si no se hubiera realizado ese cambio, las tasas de usura de consumo (31,53%)  y ordinario (58,14%) habrían sido 6,1 p.p. más altas de lo que se observó para este mes.

“A medida que aumenta la tasa de usura se incluye a más personas en el sistema financiero, principalmente aquellas de mayor riesgo, lo que contribuye al dinamismo de la emisión de crédito”. 

Los investigadores precisaron que la cartera de consumo creció entre 1,5 p.p. y 6,1 p.p. menos de lo que habría podido crecer, si no se hubiese hecho el cambio.


Lea también: Estrategia gastronómica en Cúcuta: restauranteros y porcicultores unen fuerzas


El mejor ejemplo es lo que ocurre con las tarjetas de crédito, que, de acuerdo con la Superintendencia Financiera, desde que la tasa de usura empezó a reducirse, la cantidad de tarjetas vigentes pasó de 15,3 millones (julio de 2023) a 14,4 millones (marzo de 2024).

Así, este instrumento financiero tuvo una caída de 5,9% (0,9 millones menos de tarjetas), lo que refleja parte de los efectos negativos de las reducciones “aceleradas” de la tasa de usura sobre la inclusión financiera. Esta reducción se explica también por otros factores, como el aumento de la cartera en mora y la menor aprobación de tarjetas.

Aseguraron que los cambios del indicador de usura deberían realizarse, siempre y cuando en la discusión se consideren sus efectos sobre el acceso al crédito y la inclusión financiera. Lo anterior es necesario si se quiere aumentar la penetración de productos, desincentivar el uso de efectivo y promover el crecimiento económico.


Lea aquí: Cúcuta estrena laboratorio de café para impulsar ventas de productores de Norte de Santander


El dato

La tasa de usura se define como 1,5 veces el IBC. A partir de la información financiera suministrada por las instituciones de crédito, la Superfinanciera calcula y certifica mensualmente tanto el IBC como la tasa de usura para los diferentes tipos de crédito.

El cálculo se realiza de manera mensual en el caso del crédito ordinario y de consumo, trimestral para las modalidades de microcrédito y anual para los créditos de bajo monto.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día