La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Región
Avance lento en recuperación de la vía en El Tarrita causa millonarias pérdidas
El Invias habló con La Opinión y aseguró que la demora en los trabajos se debe a las fuertes lluvias.
Image
Brayan Silva
Brayan Silva
Categoría nota
Martes, 4 de Junio de 2024

Los trabajos de recuperación de la vía que conecta Cúcuta con Ocaña y la costa atlántica colombiana avanzan a paso de tortuga luego de que una avalancha acabara con todo en El Tarrita, incluida la carretera, el pasado 31 de mayo de 2023.

En la actualidad hay varios tramos en intervención, lo que imposibilita el tránsito normal por el lugar y ralentiza los viajes.

Todas estas complicaciones se traducen en aumento de los costos de inversión en el transporte. De acuerdo con la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) en Norte de Santander, al hablar de doblar el tiempo de viaje, también se comenta de doblar los costos del transporte.

“En los 200 kilómetros que hay en la vía Cúcuta-Ocaña, en este momento hay 7 pasos a un carril. Esto tiene el efecto de que un recorrido que antes se hacía en cinco horas para un tracto camión, ahora se está haciendo en casi 9 horas. Es decir, casi que el doble de tiempo. Si es el doble de tiempo, es el doble de costo y eso en la competitividad de Norte de Santander tiene un impacto fuerte”, explicó a La Opinión el gerente regional de la ANDI, Francisco Unda.


Le puede interesar: El Tarrita no se rinde: campesinos siguen con el cultivo de cebolla ocañera


Unda explicó que durante los meses que estuvo completamente cerrada la vía, se dejaron de transportar casi 2 millones de toneladas, lo cual se tradujo en unas pérdidas por más de 60 mil millones de pesos en el departamento.

Hay que tener en cuenta que estos son cálculos que salen de empresas que están afiliadas a la ANDI, por lo que las cifras pueden ser mayores.

El Comité Intergremial de Norte de Santander, en el que está la ANDI, radicó un derecho de petición a Invías, para solicitar información sobre qué avances hasta el momento había sobre la intervención vial en esa zona del país.

“Las respuestas para nosotros son insuficientes. Una vía en donde en este momento deberíamos estar pensando cómo hacerla doble calzada, está a un carril en 7 puntos y con un retraso del doble del tiempo. Nos estamos demorando 9 horas en 200 kilómetros. Esperamos que el Gobierno pueda tener una respuesta para implementar en el corto plazo el arreglo de estos 7 puntos y una respuesta a mediano plazo sobre la solución completa de la vía Cúcuta-Ocaña”, manifestó Unda.


Lea también: En El Tarrita tuvieron que buscar otras formas para ganarse el sustento diario


¿Qué dice el Invías?

De acuerdo con el Invías, el parte hasta ahora en esa zona es positivo.

“El parte es positivo puesto que desde el primer día de la emergencia, el 31 de mayo de 2023, el Instituto Nacional de Vías atendió el desastre natural que se presentó en el sector El Tarrita del corredor vial Ocaña – Cúcuta. Desde esa fecha hasta octubre de 2023, cuando se habilitó el paso seguro para todo tipo de vehículos hubo un trabajo arduo por parte de la entidad que ha permitido recuperar el tránsito en un corredor clave para Norte de Santander”, dijo a La Opinión el Invías.

También informó que hasta ahora se invirtieron en el lugar donde ocurrió la tragedia más de 18.500 millones de pesos.

Según el ente, hasta ahora se han removido más de 100.000 metros cúbicos de lodo que cayeron sobre la vía.

Para la entidad las obras no han avanzado de manera lenta y culpó a las lluvias de que no se pueda hacer con más celeridad.

 

“No ha avanzado lento. Los trabajos se vienen realizando de forma permanente, pero las fuertes lluvias no han permitido avanzar como se tenía pensado. No obstante, el Instituto tiene como principal objetivo dar tránsito seguro a todo tipo de vehículos, garantizar la conexión de Norte de Santander con la Región Caribe, que es vital para el departamento y la economía local”, expresó Invías.

Sin embargo, hay que recordar que el Gobierno Nacional le tomó casi un año decidirse por iniciar el proceso de estudios para darle una respuesta definitiva a la problemática de la vía.

“El mes anterior se publicó en la plataforma del Secop II un concurso de méritos por $ 846.2 millones con el fin de realizar los estudios y diseños que permitirán obtener un diagnóstico final para saber qué trabajos definitivos se deben realizar en el sector El Tarrita. Esperamos que el próximo mes de diciembre haya certeza de los trabajos a realizar para mejorar el tránsito de todo tipo de vehículos y lograr una mejor conexión en este corredor vial”, contó Invías.


Entérese: Damnificados de la avalancha en El Tarrita no cuentan con un puesto de salud


Falta de mantenimiento en otros puntos de la vía

La zona que sufrió los estragos de la avalancha no es la única afectada en esta vía.

Desde Cúcuta hacia Ocaña hay varios puntos que necesitan intervención urgente y otros en donde el mantenimiento vial es inexistente.

Más cerca a la zona de El Tarrita hay enormes grietas, que incluso ya tienen vegetación, en la carretera. Son tan grandes, que por allí solo hay un carril habilitado.

Si dos grandes vehículos se encuentran en esos puntos críticos, necesariamente deben detener el tráfico y esperar que alguno pase primero. Existen muchos de estos cráteres, incluso, cerca a las curvas, lo cual representa un peligro para los conductores.

Pero además de esto, hay restos de la montaña que también se comieron parte de la vía, lo que también obliga a que solo exista un carril.

Enormes cantidades de tierra y piedras obstaculizan el tráfico, el cual está compuesto principalmente por mulas cargadas de alimentos y carbón.


Infórmese: Damnificados de El Tarrita cumplen un año entre el barro y la desesperanza


¿Por qué es importante la vía?

Para llevar los productos desde Cúcuta hacia Ocaña y luego hacia la costa atlántica colombiana para pensar incluso en la exportación, hay que cruzar esta vía.

Además de que es el recorrido más cercano, no cuenta con muchos peajes, lo cual hace que los costos de transporte no sean tan elevados.

Pese a que la zona es productora agrícola, por la carretera pasan un sin fin diario de tractomulas llenas de carbón hacia los puertos del Caribe colombiano.

Otra ruta sería la de Bucaramanga, pero además de que doblaría los tiempos, la cantidad de peajes obligarían a subir los costos de producción y fletes.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

 

Temas del Día