La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
La Ó
Su perro se llamaba Hitler: revelan detalles de la vida de Griselda Blanco
Conocida por sus métodos despiadados,Griselda Blanco no solo era una líder "implacable" en el mundo del narcotráfico.
Image
La opinión
La Opinión
Lunes, 29 de Enero de 2024

La historia de Griselda Blanco, la infame figura detrás del auge del narcotráfico en Colombia y Estados Unidos, vuelve a la vida en una nueva serie de Netflix protagonizada por Sofía Vergara. Con su brutalidad y astucia, Blanco se erige como una figura equiparable en crueldad a Pablo Escobar, narrando una vida repleta de crimen, poder y una oscura fascinación por el mundo de la mafia.

Desde su temprana vida en las comunas de Medellín hasta su ascenso como la “Madrina” de la mafia en Miami, Griselda Blanco forjó un imperio criminal que desafió a la DEA y dejó un legado de violencia y corrupción. Su influencia se extendió más allá de las fronteras de Colombia, impactando en el tráfico de drogas en Estados Unidos y dejando un rastro de sangre y tragedia en su camino. 


Le puede interesar: Norte de Santander busca una nueva reina


Conocida por sus métodos despiadados, Blanco no solo era una líder implacable en el mundo del narcotráfico, sino también una figura infame en su vida personal. Apodada la “Viuda Negra”, Blanco eliminó a varios de sus esposos y amantes, consolidando su dominio sobre el submundo del crimen con una crueldad sin límites.

Su obsesión por el poder y el control se manifestó en detalles reveladores, como el nombre de su hijo, Michael Corleone, en honor al personaje de El Padrino, y el nombre de su perro, Hitler. Estos detalles pintan un retrato sombrío de una mujer que no vacilaba en recurrir a la violencia para mantener su posición. Andaba siempre en varias limosinas negras o en lujosos Ferraris con un grupo de pistoleros que no la dejaban sola porque nunca aprendió a manejar, ni a leer, ni a escribir.


Infórmese: Maluma y J Balvin se unieron en ‘Gafas negras’


A pesar de su encarcelamiento y las múltiples condenas en su contra, Griselda Blanco siguió siendo una fuerza en el mundo criminal desde detrás de las rejas, tramando planes para secuestrar al hijo del presidente John F. Kennedy en un intento desesperado por asegurar su propia libertad.

El legado de Griselda Blanco es uno marcado por la brutalidad y la ambición desmedida, una historia que continúa fascinando a millones de personas en todo el mundo. Su reinado en el mundo del narcotráfico dejó una huella imborrable en la historia del crimen, recordándonos el poder corruptor de la ambición desenfrenada. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en   https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día