La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
La política como solución
Lo relevante en la política no es el poder para vencer y someter al vencido.
Martes, 21 de Mayo de 2024

Hay dos maneras de entender la política, como conflicto o como solución. La primera hace énfasis en el poder y entiende su eje como una lucha en la que siempre hay vencedores y vencidos, alguien que gana y alguien a quien hay que derrotar.

La izquierda, por definición, ve la política como un combate. Es la lógica de la dialéctica marxista, un ejercicio de confrontación. El Manifiesto Comunista, sostiene que "toda la historia de la humanidad hasta ahora es la historia de la lucha de clases”. Marx, además, cree que esa contienda ha de ser violenta. En El Capital, dice que ”la violencia es la partera de toda sociedad vieja que lleva en sus entrañas otra nueva”. Con Lenin hay un salto más: la violencia ya no solo es táctica sino estratégica.

La mentalidad marxista leninista de Petro, escondida por muchos años mientras que ascendía hábilmente en la política electoral, ha quedado en evidencia en estas semanas, tras fracasar su intento de conseguir apoyos parlamentarios para sus reformas. Su narrativa ahora no solo es abiertamente confrontacional sino que alienta la "lucha de clases“. Así se entienden tanto su cada vez más agresivo discurso de odio como la sistemática descalificación de sus contradictores como oligarcas, esclavistas y explotadores o, peor, mafiosos, asesinos y genocidas.

Esa mentalidad también explica el recurrente uso del “pueblo" en el reciente  discurso petrista, no como un concepto que recoge a toda la población, como el pueblo es en una democracia, sino solo una parte de ella, la de los grupos minoritarios y los sindicatos afines, con concepción de clase e identidad ideológica. El trasfondo del proceso constituyente petrista es el de una carta política construida por los suyos, no por todos. Una constitución de facción, antidemocrática, pero concordante con la visión conflictiva que propone Petro, en la que pretende doblegar a quienes, después de derrotarlos, se le opongan.

Pero los demócratas no tenemos que someternos a esa visión castrante, peligrosa y sangrante. La segunda manera de entender la política hace énfasis en el problema y su eje es encontrar y desarrollar soluciones. En esa búsqueda y su consecuencia, las soluciones, no hay vencedores ni vencidos, todos ganamos.  

"Cuanto más complejas se vuelven las sociedades, y más complejas son las redes de interdependencia […] un mayor número de gente estará interesada en encontrar soluciones ganancia-ganancia […] porque descubrimos que cuanto más crece nuestra interdependencia, generalmente prosperamos cuando los demás también prosperan”, decía Clinton.

En este contexto, lo relevante en la política no es el poder para vencer y someter al vencido sino el poder para facilitar y fomentar la identificación de los problemas y la construcción de las soluciones, así como el trabajo en equipo, cooperativo y no confrontacional.  

En esta visión de la política se construye, no se destruye; se hacen reformas no revoluciones; se incluye, no se excluye; se suma, no se resta; se busca el bienestar de todos, no de unos pocos; se amplía la democracia y se evitan las autocracias. Y la manera de calificar el éxito o el fracaso político se hace evaluando si las soluciones propuestas y ejecutadas resolvieron bien, mal o no dieron respuesta alguna a los problemas sociales y económicos que pretendieron remediar.

Los demócratas tenemos el reto de enfrentar a Petro, de develar y parar su deriva autoritaria y de prepararnos para la confrontación que se desprenderá del autogolpe, si se decide a darlo. Pero también tenemos la obligación de ofrecerle a los ciudadanos propuestas de solución para los enormes problemas que enfrentamos y los colosales desafíos que nos dejará este gobierno nefasto. Nuestro deber es hacer política constructiva.

Temas del Día