La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
El último escándalo
El escándalo de la UNGDR no puede pasar al olvido en las próximas semanas cuando sea desplazado en los titulares de prensa por uno nuevo.
Domingo, 19 de Mayo de 2024

El escándalo de la Unidad de Gestión de Riesgo apenas comienza.La Fiscalía General de la Nación y la propia Corte Suprema tienen el desafío de avanzar con celeridad y eficacia en las investigaciones y sancionar de manera ejemplar a los responsables del desfalco de la entidad,que no comenzó con el gobierno de Petro,pero sí se agravó en los últimos dos años como consecuencia del descaro de los directivos que hoy ofrecen colaborar con la justicia. Los tristemente famosos carrotanques de la Guajira son solo la punta del Iceberg. Será fundamental el manejo de la Fiscalía al principio de oportunidad de Olmedo Gómez y Sneyder Pinilla para que el país conozca toda la verdad y se establezca con claridad hasta donde llegaron los tentáculos de esta trama de corrupción en el Congreso y las autoridades territoriales.Sin duda un amplio grupo de dirigentes políticos y funcionarios corruptos se aprovecharon de la estructura de contratación de la institución para feriar su presupuesto. El director y el subdirector de la UNGDR no son los únicos culpables de esta asociación para delinquir, pero hay que tener el mayor cuidado para garantizar que cuenten toda la verdad y evitar al tiempo que utilicen la justicia para lavar sus culpas,disfrutar su dinero ilícito e incluso presionar indebidamente por favores y prebendas a sus cómplices.

Cada tiempo que surge un nuevo escándalo sale la oposición del momento a rasgarse las vestiduras,exigir drásticas sanciones y quemar en la hoguera de la opinión pública a los responsables.El problema es que después de las reacciones mediáticas no llegan las soluciones de fondo por desinterés,desidia o incapacidad. Este vergonzoso episodio demuestra además que los grandes casos de corrupción,los robos mas cuantiosos,se presentan en el gobierno central y no en las administraciones territoriales,que es el argumento que utilizan en forma reiterada los enemigos de avanzar hacia un estado federal.

No atacamos las causas que origina este fenómeno que carcome los sistemas democráticos en el mundo entero ni modificamos las normas de financiación de campañas para establecer controles efectivos frente sus exorbitantes costos.Además,el debate razonado y técnico sobre la corrupción fue reemplazado por las denuncias estridentes,el escándalo del día,las frases altisonantes que producen el titular mediático. El que más grita y anuncia medidas populistas que nunca llegan a nada es quien más acapara la atención de los medios y se presenta como gladiador en la batalla contra la corrupción.Y si la utilizan como una simple bandera electoral que divide,nunca lograremos que se convierta en un verdadero propósito nacional.

Si queremos realmente resultados en la lucha contra la corrupción que desangra el estado y destruye la democracia,hay que abordar con seriedad la reforma del sistema político,revisar los pesos y contrapesos del poder,garantizar la independencia y autonomía de la justicia y los organismos electorales. Si no lo hacemos seguiremos en las mismas. El escándalo de la UNGDR no puede pasar al olvido en las próximas semanas cuando sea desplazado en los titulares de prensa por uno nuevo.La justicia no puede ser selectiva en casos como estos y la ciudadanía exige con razón que todo el rigor de la ley caiga sobre los responsables de este vergonzoso caso, sin excepciones. Son muchos los involucrados y cientos de miles de millones de pesos los que se robaron en los últimos 6 años. Gran reto para la nueva Fiscal investigar y sancionar a todos los responsables. Los de ahora y los de antes.No hay tiempo que perder antes que se desdibuje la verdad plena y los vivos que están siempre al acecho,detrás del botín presupuestal logren impunidad tras cometer sus fechorías. Solo consolidaremos un estado que garantice seguridad y bienestar a sus ciudadanos si cambiamos la forma en que se financian las campañas electorales y derrotamos de una vez por todas la impunidad recurrente e indignante de la que disfrutan hoy los corruptos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día