La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Región
Campaña de prevención de enfermedades pediátricas en Norte de Santander
190 niños fueron evaluados en la jornada por especialistas en patologías renales y hepáticas.
Image
María José
María José Salcedo
Sábado, 8 de Junio de 2024

En Colombia, al menos 4 mil personas esperan por un trasplante. De este número, al menos 100 son niños, que aguardan principalmente por un riñón o un hígado ¿El motivo? El diagnóstico tardío de enfermedades renales y hepáticas

Por esta razón, la gobernación de Norte de Santander, a través del despacho de la gestora social y en alianza con la Fundación Cardio Infantil de Bogotá, se llevó a cabo en el Hospital Erasmo Meoz la primera campaña de la brigada para diagnóstico de enfermedades renales y hepáticas pediátricas, en la que se atendieron 190 niños de diferentes municipios del departamento. 


Lea: Ixora se relanza como marca de moda y apuesta de paz


“Lo que queremos es evitar que los niños lleguen a trasplantes, pero en los casos en donde definitivamente se necesite, la idea es acelerar el proceso; que no esperemos a que esté casi muriéndose para llegar a tener el procedimiento, sino que se pueda hacer temprano, porque así los resultados son mejores”, dijo Jairo Rivera, especialista en cirugías de trasplantes de la Fundación Cardioinfantil

Aunque la mayor incidencia de enfermedades hepáticas y renales en edad infantil se encuentra en los departamentos de la costa atlántica, en todo el país se registran casos, de ahí la idea de sacar estas brigadas de Bogotá y llevarlas a distintas zonas del país a través del plan piloto que se inició en Norte de Santander. 

“Estamos abiertos a recibir estas campañas, todo lo que beneficie a nuestro Norte de  Santander  es bienvenido”, expresó la gestora social del departamento, Cecilia Soler

¿Qué encontraron?

En un balance inicial de la jornada diagnóstica Luz Estella González, nefróloga pediatra de la Fundación Cardioinfantil, indicó que se han encontrado pacientes con enfermedad renal crónica, entre ellos una niña que ya fue direccionada al programa de trasplantes por una glomerulonefritis, que es la inflamación de los filtros pequeños de los riñones. 


Lea: Concurso de poesía y cuento para honrar memoria de Jorge Gaitán Durán


“Tenemos varios niños con malformación de las vías urinarias y por esta causa necesitan intervenciones quirúrgicas; niños con altísima sospecha de tubulopatía, que es un trastorno renal en el que se pierden los nutrientes, como calcio, magnesio y fosforo, y empiezan a presentar trastorno de raquitismo y talla baja”, explicó la especialista.
 
La mayoría de estas patologías son de tipo genético y , por lo tanto, silencioso por lo que se requiere una agudeza clínica para detectarlas. Existen señales que pueden advertir los padres o cuidadores, como los cambios en la orina, que cambia de color y se torna espumosa; asimismo, los trastornos de crecimiento, donde el niño presenta piernas con las rodillas muy juntas o extremidades arqueadas, además de hipertensión arterial.


Lea: Los líos del puente peatonal en el barrio Tierra Linda de Los Patios


¿Se puede revertir la patología? “Depende de la causa. Cuando la enfermedad renal deriva de una infección es posible; pero si la causa es genética, lo que hay que hacer es frenar el deterioro de la función renal y evitar que el niño caiga en categoría 5, es decir, a punto entrar a proceso de trasplante o diálisis. Por eso son estas brigadas”, dijo la especialista, quien referenció que actualmente, en el país hay 355 niños en esta condición. 

La idea es que este tipo de jornadas se hagan por lo menos una vez al año, “todo lo que se pueda hacer para salvar la vida, lo vamos a hacer”, aseguró la gestora social del departamento.  


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día