La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Históricos
Las propuestas de Pedro Felipe Lara
"La idea de construir un circo- teatro y considero que se acerca el día de emprender dicha obra en las condiciones de técnica para el crecimiento de ella".
Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 25 de Mayo de 2024

En octubre de 1935, don Pedro Felipe Lara, a raíz de una nota publicada en el periódico El Trabajo, quiso agradecerle a su director Luis Gabriel Castro las frases encomiables escritas y para ello le remitió una esquela de agradecimiento la que además constituía, en parte,  una sincera autobiografía pero también un catálogo de propuestas y recomendaciones para el futuro, las cuales paso a compartirles. Comienza don Pedro Felipe “…empujado por el compulsivo oleaje político de nuestra patria Venezuela, mi padre se trasladó a este departamento donde fue muy bien acogido y gozó por varios años de una tranquilidad completa. A él le tocó empezar la fundación de nuestra muy conocida hacienda Carrillo. Con él y de cortos años llegué a este país. Fui educado en parte en sus colegios lo cual me hizo adquirir amistades de niñez de todo mi aprecio y modalidades de espíritu que son peculiares de su alma nacional.

Cortada mi carrera por el movimiento revolucionario de 1900, empecé mi obra agrícola industrial a la cual he dedicado todas mis energías y capacidades. El medio en que vine a ejercer estas facultades, que es esta acogedora ciudad de Cúcuta, me brindó un éxito completo. Recordando las frases de algún escritor, que dice que la patria está donde uno se encuentra, bien es por eso, señor Castro que usted me ve ligado a esta tierra querida, no solamente por los lazos de la obra sino también por las ligaduras de la sangre que son indudablemente las más fuertes; todos mis hijos son cucuteños, y hoy los estoy preparando para que mañana puedan venir a prestar sus servicios, a ejercer sus actividades a esta ciudad que espero les acogerá de manera generosa como lo ha hecho conmigo. Muchas veces he salido de esta tierra en unión de mi esposa, hemos recorrido importantes regiones, países distintos a este, hemos podido palpar de cerca y con toda amplitud el confort admirable de ellos, el progreso y los recursos que para la vida muelle brindan aquellas grandes ciudades. Muchas veces nos lo han preguntado infinidad de personas por qué no estamos viviendo en esos países donde la vida no deja nada qué desear cuando hay bastante dinero para gastar. Por qué no estamos formando nuestros hijos en aquellos países en donde los conocimientos humanos han llegado, puede decirse, a la perfección. Nuestra contestación ha sido muy sencilla y clara, nuestra obra está hecha, enclavada en esta ciudad, le hemos dedicado nuestros esfuerzos, nuestras vigilias y nuestros recursos y estamos tan íntimamente ligados a ella que no nos ha sido dado pensar en romper estas ligaduras”.

De aquí en adelante opina sobre los proyectos que venían siendo planteados como alternativas de progreso para la ciudad, tal como veremos en los siguiente párrafos: “…la idea de construir en esta ciudad un Circo-teatro es muy buena y yo considero que ya se acerca el día de emprender dicha obra en las condiciones de técnica para el visible crecimiento de ella. La  posición geográfica que hoy ocupa dada la circunstancia de que aquí concurren varias vías de comunicación de los dos países y también la de ser la principal ciudad de esta frontera Colombo-venezolana situada en un valle donde afluyen varios ríos de fértiles riberas y estando principalmente tan próximas a las tierras petrolíferas del Catatumbo, cuya explotación ya en marcha traerá pingües resultados para ella, es sin duda que tiene que venir a convertirse en un centro de población importante”.

El entusiasmo por la construcción de un circo de toros, que desde épocas remotas se había pensado levantar en la ciudad, era una preocupación que venía en el pensamiento de sus habitantes desde el siglo anterior, cuando las corridas eran prácticamente la diversión dominguera de los cucuteños en las temporadas de invierno en la península ibérica, que era cuando aparecían por estos contornos los más renombrados mataores, los cuales han sido relatados en varias de estas crónicas. En este sentido continúa diciendo: “…la construcción de circo demanda también la formación a su alrededor de las dehesas para levantar la ganadería apropiada por su bravura y por su brío para atender debidamente a las corridas que hay que dar por temporada. En Bogotá hay un buen circo.

 El señor Santa María que lo construyó, estableció en su hacienda de Mondoñedo la cría especial de toros Santa Coloma que es una clase de toros admirable por su bravura, su agilidad y su resistencia”.

Agrega, entre otras propuestas las siguientes: “… considero, como lo digo arriba, que se acerca el tiempo de poderla dotar de un circo-teatro, de un hipódromo y de atrayentes paseos. Juzgo que es de necesidad inaplazable el de construirle un estadio pues hoy se ha generalizado el deporte de tal manera que constantemente se están jugando campeonatos y entiendo que muy pronto llegará a esta ciudad el año de sus olimpiadas para lo cual habría que hacer el esfuerzo de construir un estadio. Ello trae también por consecuencia que alrededor de él se forman equipos que encuentran un campo apropiado dónde practicar y crea para la municipalidad una nueva renta. Otro motivo que traerá prosperidad a esta región será la explotación de las fuentes de petróleo del Catatumbo y de la que probablemente irán apareciendo en sus extensos terrenos petrolíferos.

Cúcuta está tendida en un plano levemente inclinado que se ha prestado para levantar una ciudad que ha sido cuidadosamente trazada. Por hoy el nuevo Concejo Municipal tendrá que hacer un esfuerzo para continuar la obra de arreglar el piso de sus calles, como se presenta en la calle 10 alrededor del Parque de Santander y la carrera quinta. Por el momento considero que todos los que vivimos en esta ciudad tenemos que aunar nuestros esfuerzos para presentarla bien, higienizarla mejor y dotarla de comodidades, atrayendo de esta manera el turismo de los dos países.

Conseguido esto, que sin duda es el mejor negocio, lo demás viene por fuerza matemática pues las circunstancias lo van imponiendo”.

Así termina la exposición de sus proyectos, que dicho sea de paso, algunos se fueron cumpliendo a medida que pasaban los años y otros, que vieron su realización, no pasaron el examen del  tiempo.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día