La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Entretenimiento
Un atípico James Bond que colgará la pistola
En esta 25 entrega de la serie, Craig estará acompañado por la actriz cubano-española Ana de Armas.
Image
AFP
AFP
Jueves, 25 de Abril de 2019
Rubio, menos alto que sus predecesores y de aspecto más rudo, Daniel Craig parecía en un principio lejos de la imagen del legendario James Bond, pero ahora, que se dispone a protagonizar su quinto y último 007, cuenta con un respeto ganado a pulso.
 
En esta 25 entrega de la serie, que sigue sin título oficial según anunciaron  sus productores en un acto promocional desde Jamaica, Craig estará acompañado por la actriz cubano-española Ana de Armas y se enfrentará a un villano encarnado por el estadounidense Rami Malek.
 
El actor británico de 51 años dará así vida por última vez al seductor espía tras ganarse un reconocimiento que incluso llevó al veterano Roger Moore, uno de los célebres intérpretes del agente de Su Majestad, a decir que Craig es “el mejor” de los 007.
 
Cuando en 2005 fue elegido para suceder al fino, moreno y ultraelegante Pierce Brosnan como sexta encarnación del personaje creado en los años 1950 por el escritor inglés Ian Fleming, este musculoso rubio de ojos azules y 1,78 metros de estatura, entonces poco conocido del gran público, recibió duras críticas. 
 
Pero cuatro películas después - “Casino Royale” (2006), “Quantum of Solace” (2008), “Skyfall” (2012) y “Spectre” (2015)- la mayoría de fans y críticos parecen coincidir en que enriqueció al personaje, dotándolo de una mezcla de rudeza y vulnerabilidad emocional.
 
“Lo he hecho lo mejor que he podido”, dijo el propio Craig hace algún tiempo a la revista Esquire, antes de anunciar que su próxima película como Bond sería la última. “Lo que quiero es pasar a otra cosa”, dijo.
 
Muestra de la importancia que ha tomado, Craig apareció en 2018 junto a los productores de la cinta para anunciar que este 25º James Bond no estaría finalmente dirigido por el veterano cineasta británico Danny Boyle, debido a “diferencias artística”, sino por el estadounidense Cary Fukunaga.
 
Ana de Armas y Tami Malek, las nuevas estrellas 
 
La cubano-española Ana de Armas y el estadounidense Rami Malek acompañarán al actor británico Daniel Craig en su quinta y última película como James Bond.
 
Rami Malek, recientemente premiado con el Óscar por su encarnación del cantante Freddie Mercury en “Bohemian Rhapsody”, dio a entender en un mensaje de video que interpretará al malo de la película: “Les prometo que me aseguraré de que el señor Bond no lo tenga fácil”.
 
Y todo hace sospechar que la bella Ana de Armas, que en 2017 brilló en “Blade Runner 2049” y a finales de este año debe aparecer ya junto a Craig en el thriller  “Knives Out”, será una nueva “chica Bond”.
 
“Es increíble estar aquí, no hay mejor ubicación que esta”, dijo desde Jamaica la joven hispanocubana cuya carrera comenzó en 2006 con “Una rosa de Francia” del cineasta español Manuel Gutiérrez Aragón y prosiguió en la televisión en España antes de despegar en Hollywood gracias a trabajos como “Amigos de armas” y “Manos de piedra”, ambas estrenadas en 2016.
 
“Esto es muy emocionante”, afirmó, al tiempo que reconoció: “no he empezado aún a prepararme”. 
 
Sin embargo, De Armas deberá disputarse la atención del seductor espía y el protagonismo femenino con la actriz francesa Léa Seydoux, que regresa a la saga tras haber trabajado en la anterior entrega, “Spectre” (2015), dando vida al doctor Madeleine Swann.
 
“Yo no soy James Bond”    
 
Entre otros papeles ha interpretado al escritor francés Saint-Exupéry en “Saint-Ex” (1997) y al amante del pintor Francis Bacon en “El amor es el demonio” (1998). Y actuó con Tom Hanks en “Camino a la perdición” (2002) de Sam Mendes y Angelina Jolie en “Lara Croft Tomb Raider” (2001).
 
Dio también vida a un traficante de cocaína en “Layer Cake” de Matthew Vaughn en 2005, año en que trabajó asimismo en “Munich” de Steven Spielberg.
 
Más dado a salir en vaqueros y camiseta para beber cervezas que a tomar Martinis vestido de smoking, una vez confesó: “Yo no soy James Bond”. “No soy especialmente valiente, y no tengo la cabeza particularmente fría”. 
 
“El día que pueda entrar en un pub y alguien diga ‘mira, ahí está Daniel Craig’, y luego me deje tranquilo, será genial”, agregó. Pero antes, tendrá aún que ponerse en la piel del famoso espía para esta nueva entrega cuyo estreno está previsto en abril de 2020.
 
Un hombre “discreto”
 
Craig no se tomó nunca a la ligera este papel, que temía que impactara demasiado en su vida personal. “Era consciente de la pérdida de vida privada que iba a implicar, y me he mantenido lo más discreto que he podido”, confesó.
 
De hecho, su vida privada se mantiene relativamente en secreto. La prensa le atribuyó aventuras efímeras con la top model Kate Moss y con la actriz Sienna Miller antes de que se casara en segundas nupcias, en una ceremonia superprivada, con la actriz Rachel Weisz en 2011, con quien tuvo un hijo en 2018.
 
Craig nació el 2 de marzo de 1968 en Chester, en el noroeste de Inglaterra, pero pasó parte de su infancia en Liverpool. Su padre, empleado en la marina mercante y luego gerente de un pub, y su madre, profesora de arte, se divorciaron cuando él era niño.
 
Empezó a actuar en obras escolares con seis años y continuó durante su educación secundaria, antes de entrar a los 16 años en el National Youth Theatre de Londres.
 
Alternaba entonces sus trabajos de actor con empleos de camarero para sobrevivir y, tras varios intentos, logró ingresar en la prestigiosa Guildhall School of Music and Drama, donde se diplomó en 1991. Un año después se casaba con la actriz escocesa Fiona Loudon, con quien tuvo una hija antes de separarse.
 
“Yo no soy James Bond”
 
Entre otros papeles ha interpretado al escritor francés Saint-Exupéry en “Saint-Ex” (1997) y al amante del pintor Francis Bacon en “El amor es el demonio” (1998). Y actuó con Tom Hanks en “Camino a la perdición” (2002) de Sam Mendes y Angelina Jolie en “Lara Croft Tomb Raider” (2001).
 
Dio también vida a un traficante de cocaína en “Layer Cake” de Matthew Vaughn en 2005, año en que trabajó asimismo en “Munich” de Steven Spielberg.
 
Más dado a salir en vaqueros y camiseta para beber cervezas que a tomar Martinis vestido de smoking, una vez confesó: “Yo no soy James Bond”. “No soy especialmente valiente, y no tengo la cabeza particularmente fría”. 
 
“El día que pueda entrar en un pub y alguien diga ‘mira, ahí está Daniel Craig’, y luego me deje tranquilo, será genial”, agregó. Pero antes, tendrá aún que ponerse en la piel del famoso espía para esta nueva entrega cuyo estreno está previsto en abril de 2020.
Temas del Día