La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Editorial
Santanderes y Santurbán
Santurbán, que surte de agua a 2,2 millones de habitantes, tiene que ser considerada como la ‘joya de la corona’.
Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 14 de Mayo de 2021

El recién aprobado Gran Santander, que recibió la ‘bendición’ del Senado de la República, tiene en la actualidad una importante prueba de fuego para su bancada regional en el Congreso de la República, en defensa de la ‘fábrica de agua’  como se le llama al páramo Santurbán.

En el Legislativo, de acuerdo con la alerta emitida por los colectivos ambientalistas, empezó a hacer tránsito un proyecto de  ley para concederle beneficios tributarios a la compañía árabe Minesa.

Dicha empresa es la que está detrás de buscar que le aprueben la autorización para avanzar en la extracción de nueve millones de onzas de oro, durante 21 años, en ese importante ecosistema.

La iniciativa presentada por la Cancillería, busca darle autorización al Gobierno Nacional para que celebre un convenio con el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos, para eliminar la doble tributación con respecto a los impuestos de renta y la prevención de la evasión y elusión tributarias.

Aunque esa nación no figura  dentro de los principales socios comerciales de Colombia, si es considerada como un importante potencial porque precisamente Minesa ha mostrado su interés de invertir en proyectos de minería, infraestructura, agro y reforestación.

Ya las voces de rechazo han comenzado a escucharse, como por ejemplo la de los miembros del Comité de Santurbán que le pidieron al presidente del Congreso, Arturo Char, legislar para la vida y la protección del agua, planteándole que no sea aprobado.

Incluso, la organización que ha sido muy activa en la defensa del páramo, advirtió que de dársele el visto bueno por parte del Congreso, “quedaría en firme el acuerdo suscrito con los dueños de Minesa durante el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos para darle viabilidad a la megaminería en Santurbán”.

Por lo tanto los congresistas santandereanos y nortesantandereanos tienen ahí una importante misión para que aclaren y precisen qué es lo que realmente se busca con el proyecto, y cerrar filas en la defensa de dicho territorio paramuno que en un 73% se localiza en Norte de Santander. 

A los gobernadores Silvano Serrano y Mauricio Aguilar les corresponde hacer valer el compromiso que asumieron en el acuerdo de voluntades para conformar la naciente Región Administrativa y de Planificación (RAP) El Gran Santander.

“Con el acuerdo de voluntades trabajaremos por la protección de nuestros páramos como Santurbán, Almorzadero y demás ecosistemas, con el propósito de la integración regional, de articular todos los proyectos estratégicos para generarle el verdadero desarrollo y competitividad a estas dos regiones hermanas”, ha dicho Aguilar.

Sería igualmente fundamental que ambos departamentos, con su institucionalidad del Gran Santander, en una prueba de la importancia de la unidad, emprenda las acciones legales  necesarias para que esa riqueza  hídrica realmente tenga la protección debida y quede a salvo de la minería a gran escala. 

Santurbán, que surte de agua a 2,2 millones de habitantes, tiene que ser considerada como la ‘joya de la corona’ puesto que como nos lo ha demostrado la misma pandemia del coronavirus y la amenaza climática, la defensa del medio ambiente sano resultará siendo el camino correcto hacia donde debe encaminarse la humanidad, que ya ha empezado a ver que es más valiosa una gota de agua que una onza de oro.
 

Temas del Día