La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Editorial
Buenas ideas
Un trabajo liderado por la Alcaldía de Cúcuta, desde la Secretaría de Desarrollo y el Banco del Progreso, ha permitido posicionar a la ciudad como pionera en el país en la formalización de cooperativas.
Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 18 de Abril de 2021

Una altísima informalidad que ya está en el 72% y una tasa de desempleo del 22,3% le sigue crispando los nervios a los cucuteños, porque como lo afirman los especialistas, todo el mundo habla de empleo, pero no hay una propuesta completa y concreta sostenible en el tiempo.

 Pero en medio de este lógico pesimismo, hay dos iniciativas que se han activado en la ciudad y que bien pueden ser uno de los tantos pilares que soporten una sólida estrategia contra esos eternos problemas que agobian la región.

Por un lado, están las primeras 5 cooperativas conformadas por personas dedicadas a las ventas ambulantes que formalizaron sus empleos en Cúcuta, que precisamente sirven para empezar a enfrentar la informalidad, siempre y cuando estas organizaciones logren consolidarse con el apoyo del Gobierno, como el que ha recibido de la Vicepresidencia de la República.

Hay que resaltar que, en un trabajo articulado y liderado por la Alcaldía de Cúcuta, desde la Secretaría de Desarrollo y el Banco del Progreso, ha permitido posicionar a la ciudad como pionera en el país en la formalización de cooperativas que buscan reactivar formalmente la economía local, integrando inicialmente a 126 personas en ese proyecto.

Tiene razón el alcalde Jairo Yáñez al comentar que se trata de semillas de cooperación que van a trascender para que muchas más cooperativas nazcan, para el desarrollo colectivo de la ciudad en la formalización y construcción de empresas.

De lógica que la fructificación de ideas de esta naturaleza requiere del impulso financiero y en eso ya asumió su compromiso el gobernador Silvano Serrano de firmar un convenio con el Fondo Nacional de Garantías para que tengan acceso al crédito para que salgan adelante y la multiplicación de este modelo de economía solidaria se consolide, tanto en la ciudad como el departamento.

Y para ayudar a combatir el desempleo juvenil, en el que también la ciudad está en el podio, con el 31,2 %, una buena idea es el de empujar y motivar a los emprendedores desde CEmprende, un campus que empezará a funcionar en la capital de Norte de Santander para articular la oferta local, regional y nacional en un solo sitio.

Pero, además, dentro de la iniciativa de la administración municipal de capacitar jóvenes para que nutran al sector tecnológico local que tiene su clúster Nortic del cual hacen parte más de 23 empresas, Innpulsa y Huawei entregarán 200 becas.

Así como las cooperativas tienen como meta ayudar a la formalización, los emprendedores tecnológicos -siempre y cuando cuenten con todas las herramientas para desarrollar sus empresas y que estas se vuelvan sostenibles- servirán para empezar a restarle fuerza al inatajable desempleo.

Al visionar lo que hoy empieza a generarse con este par de iniciativas, se advierte que la reactivación económica y social de la región pasa necesariamente por la unión y la elaboración de planes concretos que no solamente suenen y se vean llamativos, sino que tengan el debido músculo financiero, la proyección de mercados, la infraestructura debida y las facilidades gubernamentales para operar.

Acá también es fundamental el papel de la academia y de organizaciones como la Cámara de Comercio y los gremios para trazar esas metas precisas y los planes que se proyecten para recuperar y fortalecer los tejidos empresarial, laboral y social de Cúcuta y Norte de Santander.

Temas del Día