La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Cúcuta
Mito o realidad: la gente tiene miedo de exhumar restos de cadáveres por coronavirus
El Ministerio de Salud no ha contemplado un protocolo de bioseguridad para la exhumación de estructuras óseas de personas que fueron enterradas por coronavirus.
Domingo, 4 de Febrero de 2024

Se van a completar cuatro años desde que fueron enterradas las más de 5.200 personas que fallecieron por el coronavirus en Norte de Santander.

La inhumación de estas personas, que se cumplió en medio del más estricto protocolo, sin precedentes en el país, para evitar la propagación de la enfermedad, sigue despertando mitos y enigmas en torno a lo que será la exhumación de las estructuras óseas, que cultural e históricamente se hace para llevarlas a osarios distintos a las tumbas o bóvedas donde permanecieron.

Hay expectativa, dice Candelaria Fonseca, una mujer de 55 años que perdió a su esposo (de 62 años) en 2020 por el coronavirus. “He estado pensando los últimos años a dónde voy a llevar los restos de mi marido, toda vez que no sé si aún conservan el virus y me pueda infectar”.

El interrogante es generalizado entre los familiares que perdieron seres queridos en la mortal pandemia que aún no termina su estela de muerte en el mundo y en Colombia.


Lea aquí: La sirena del Cuerpo de Bomberos de Cúcuta resurge tras 17 años de silencio


Solo en Cúcuta el coronavirus le ha arrebatado la vida a 3.255 personas, más de hombres que de mujeres y, en general, que pertenecieron a los rangos de edad donde se concentran los adultos mayores (entre 60 y 80 años) (Ver recuadro).

¿El virus aún vive en los cadáveres de las personas que fallecieron por la mortal enfermedad? 

Mucha gente le dijo a La Opinión que está asustada por la respuesta que los especialistas médicos den sobre el interrogante.


Lea también: IMRD anuncia nuevas medidas para potenciar la ciclovía en Cúcuta este 2024


El solo hecho causa incertidumbre y miedo entre los familiares de las víctimas mortales que piensan que el virus aún está en esos restos y ello les impediría llevarlos y conservarlos en osarios en sus propias casas, máxime cuando muchos, por lo extremo de los protocolos de bioseguridad que imperaron a la hora del fallecimiento, no pudieron dar una despedida  digna a sus seres queridos.

Flor Alba Caicedo, de 45 años y residente en el barrio Quinta Bosh, el próximo mes de mayo dijo que se cumplían cuatro años de la muerte de su esposo por COVID 19.

El protocolo que implantó el Ministerio de Salud para el manejo y destinación de cadáveres por coronavirus “no me permitió siguiera verlo por última vez para despedirlo, fue un momento terrible el que tuve que afrontar, porque tampoco en el cementerio pude estar cerca a la hora del entierro de su cuerpo, nos mantuvieron a 30 metros de distancia”, relató la mujer.


Lea además:  ¿Qué dijo el Gobierno sobre el registro de vehículos venezolanos que pagan impuesto en Norte de Santander?


Por eso Flor Alba ha permanecido ansiosa que se completen los cuatro años para exhumar los restos de su esposo y conservarlos en un osario en su casa.

En Norte de Santander han muerto más de 5.200 personas por el COVID19/Foto archivo

Sin embargo, por lo extremo de los protocolos de bioseguridad para enterrar muertos por COVID-19 durante la pandemia lo pone a uno a pensar que es imposible que volvamos a tener contacto con nuestros seres queridos, así sea solo con los restos, dice esta mujer.

Las epidemias que han registrado un gran número de víctimas se han producido por enfermedades como la peste, el cólera, la fiebre tifoidea, la tuberculosis, el ántrax, la viruela, la influenza y la COVID -19.

Y en todas estas mortales enfermedades los protocolos de bioseguridad que implantaron las autoridades de salud en su momento fueron tan extremos que hicieron pensar en que el virus, pese a la muerte de la persona que los contraía,  se mantenían vivos para siempre.


Lea también: Dan dos meses para que se concluyan obras de embellecimiento de El Malecón de Cúcuta


El ministerio de Salud de Colombia, por ejemplo, no tiene aún un protocolo para exhumación de cadáveres por COVID-19. La Opinión les preguntó en reiteradas ocasiones a miembros de la oficina de prensa y comunicaciones de esta cartera si existía un protocolo para exhumación de restos de cadáveres por COVID-19, pero ante la negativa de una respuesta  se podría pensar en que no está contemplado porque no es necesario.

No obstante, le preguntamos al médico intensivista Arturo Arias, presidente regional Norte de Santander de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo-AMCI, sí el virus de la COVID-19 permanecía vigente en los restos de los cadáveres enterrados por la mortal enfermedad, y la respuesta fue que no. (Ver recuadro).

El profesional de la salud precisó que eso es más mito que realidad. “No, eso no es cierto (que el virus permanezca cuatro años después en los restos de cadáveres por coronavirus)”.


Lea además: Rifirrafe de contralores por los 'Corazones de Barrios'


 
Los muertos de la pandemia en Norte


Norte de Santander, a la fecha, contabiliza desde el momento de la aparición del coronavirus en el territorio nacional un total de 5.211 muertes.

Cúcuta es la ciudad con mayores decesos, 3.255, le sigue Villa del Rosario, con 428; Los Patios, con 379; Ocaña, con 315 y Pamplona, con 226.

Desde el 27 de febrero hasta el 7 de enero, Los dos municipios de Durania y Santiago eran los que menos muertes por COVID-19 contabilizaban, dos cada uno.


Lea aquí: ¿Por qué está haciendo frío en las madrugadas de Cúcuta?


Los hombres han sido los que mayor cuota  de muertes han puesto durante la Pandemia, 3.158, mientras las mujeres solo 2.053.

El 21 de noviembre de 2023 es la fecha en la que murió, hasta ahora,  la última persona en el departamento  por coronavirus.

El Instituto Nacional de Salud (INS), a través del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública -Sivigila, reportó que el rango de edad en que más personas han muerto es entre los 70 y 79 años (1.274 casos); después entre 60 y 69 años (1.229 casos), y de 80 años en adelante (1.142 casos).

Esto quiere decir que los adultos mayores fueron los más afectados por la pandemia de la COVID-19.

Solo en Cúcuta la cifra de muertes por Covid19 supera las 3.255/Foto archivo

Virus se vuelven inviables

 

La pandemia (H1N1) 2009 ha sacado a relucir el tema del manejo de los cadáveres de personas fallecidas a causa de una epidemia. La Organización Panamericana de la Salud, OPS, emitió en plena pandemia pautas para ayudar al público en general sobre las medidas a tomarse, y los riesgos que presentan estos cadáveres.

Las epidemias que han registrado un gran número de víctimas se han producido por enfermedades como la peste, el cólera, la fiebre tifoidea, la tuberculosis, el ántrax, la viruela, la influenza y la COVID -19. 

 A pesar de ser enfermedades muy contagiosas, sus agentes causales no sobreviven mucho tiempo en el cuerpo humano tras la muerte, por lo que es poco probable que tales epidemias se propaguen por el contacto con cadáveres.


Lea además: Alcalde Jorge Acevedo tendrá 15 días de incapacidad para retornar a funciones


 El VIH permanece activo en cadáveres conservados a dos grados centígrados entre 6 y 15 días y la influenza persiste activa en el ambiente sólo hasta un día. (1) Por lo tanto, si se toman las medidas necesarias de higiene básica y bioseguridad, los cadáveres no propagarán enfermedades incluso cuando la causa de muerte se deba a agentes infecciosos.

En el caso del coronavirus o COVID 19, médicos especialistas e infectólogos coindicen en que el virus después de muerta la persona se vuelve inviable. 

“El virus pierde viabilidad, porque tienen un período de viabilidad fuera del hospedero, en este caso, el ser humano. Si no consiguen infectar pues se vuelven inviables”, dijo el infectólogo Pedro Sarmiento. 


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día