La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Cúcuta
Lluvia y basura ahogan a Cúcuta
La actual alcaldía incluyó en su plan de Desarrollo el Plan Maestro de Alcantarillado Pluvial, con lo cual se empezará a dar una solución a las inundaciones que sufre la ciudad.
Image
La opinión
La Opinión
Miércoles, 28 de Abril de 2021

Cúcuta no ha podido superar muchos problemas de vieja data, entre ellos, el de no contar con alcantarillado de aguas lluvias. Es un problema mayúsculo del que se han desentendido a lo largo de los años los distintos alcaldes de turno.

Algunos atribuyen esta omisión al viejo cuento político de que todo lo que se entierra no se ve y, por ende, lo que no se ve no produce votos. Claro, aquí se trata de todo un sistema de redes de tuberías y colectores que la ciudad no tiene y por ello debe soportar los embates de las inundaciones que vienen raudas al llano descolgadas de las montañas, y que en lugar de ir por ductos cubren calles, parques y casas a su paso.

Los expertos cuando hablan de que no hay alcantarillado pluvial,  también dicen que hacerlo cuesta mucha plata, no menos de 450.000 millones de pesos, recursos que tampoco han podido reunir los alcaldes de turno.

También se ha hablado que como cuesta mucha plata, lo conveniente para la ciudad es hacerlo por fases, empezando por el centro de la ciudad, pero esto tampoco ha prosperado, al menos hasta ahora.

Sucede que inicialmente el alcantarillado pluvial estaba diseñado para el sector céntrico, particularmente para las comunas 1 y 2, que vierten sus aguas lluvias al Canal Bogotá y van al río Pamplonita.

Es decir que el alcantarillado en general no está diseñado para el resto de las áreas de Cúcuta, sino que ha sido objeto del crecimiento desordenado, según Carlos José Ibarra Rodríguez, subgerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, EIS Cúcuta. 

Agregó que en algunos casos se han construido canales, sin que exista un plan maestro de alcantarillado pluvial, como sí quedó consignado en el nuevo Plan de Desarrollo que estructuró el alcalde Jairo Yáñez, y que se va a ejecutar por partes teniendo en cuenta el alto costo de la obra. 

Además de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) que valen más de 500.000 millones de pesos, el plan maestro de alcantarillado pluvial para solucionar todos los inconvenientes que tiene la ciudad cada vez que llueve, incluidas áreas compartidas con Los Patios, Villa del Rosario y San Cayetano,  pudiese costar otros $500.000 millones, dijo Ibarra.  
Paralelo a no contar con alcantarillado pluvial también germinaron en la ciudad fenómenos de vieja data frente a los cuales las administraciones municipales se hicieron las de la vista gorda, uno de ellos, el principal, el desorden informal urbanístico.

Hoy es común ver urbanizaciones en el área de las rondas hídricas de los ríos o sobre los canales naturales, como ocurre en Ospina Pérez o en Palmeras. Los expertos aseguran que es de los problemas más comunes y los que más están contribuyendo a las avalanchas que surcan la ciudad cada vez que llueve. Otro mal es la deforestación de los cerros por parte de los invasores de tierras. 

Mientras esto siga ocurriendo, muy seguramente se irán agudizando las inundaciones, debido a que las lluvias que caen sobre las lomas no tendrán el colchón vegetal que les sirve para absorberlas y llevarlas en menor cantidad cuesta abajo a la ciudad.

Pero igual de crítico para la ciudad de no tener alcantarillado pluvial, también lo es otro problema de cultura ciudadana que se ha ido arraigando con el paso de los años: la costumbre de arrojar basura a la calle.

Cada que llueve la empresa de aseo de la ciudad recoge más de 200 toneladas de basura que quedó atascada entre las rejillas de las alcantarillas. “Es ciertamente una de las causas por las cuales la ciudad queda convertida en una laguna ante el más mínimo aguacero”, dice el ingeniero civil, Alejandro Castellanos.

El aguacero de ayer, claro está, fue particular, fuera de serie, dijo este experto, pues ni siquiera el diámetro más grande que hay en la ciudad de alcantarilla alguna, como lo es el canal Bogotá, lo pudo soportar.
 

Temas del Día