La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
Más país que gobierno
La falta de manejo ha generado una densa neblina que no deja ver más allá de unos pocos metros.
Domingo, 26 de Mayo de 2024

El país está desbordado con noticias que surgen a diario sobre los escándalos de corrupción y la improvisación. Ante los fracasos, los funcionarios del Gobierno se enganchan en un peloteo que demuestra la falta de liderazgo y la ausencia de coordinación al más alto nivel. Sobran los ejemplos, como la salud de los docentes, los carrotanques de la UNGRD y, ahora, algo tan inusual como la caída de ingresos fiscales. Lo último que faltaba es que Dian y el Minhacienda, dos entidades inseparables, estén enfrentadas.

La falta de manejo ha generado una densa neblina que no deja ver más allá de unos pocos metros. El titular de hoy es más escandaloso que el del día anterior. Los grupos de WhatsApp están desbordados de comentarios que amplifican esas noticias y sirven para el desahogo colectivo. En medio de todo este ruido, que se traduce en pesadumbre, el país ha perdido su brújula.

Como lo dejaron claro los jóvenes que se reunieron con el Presidente –más directos en su mensaje que los propios sectores empresariales–, empieza a sentirse una frustración generalizada, que se extiende a quienes apoyaron a Gustavo Petro con la ilusión de un cambio. Entre tanto, el Presidente-candidato lanza cada día tesis más controversiales que inundan las redes sociales y distraen la atención de los verdaderos problemas.

Las cosas no tienen que ser así. Coincido con millones de personas que piensan que Colombia necesita –y merece– algo distinto. Correr detrás del Presidente y reaccionar a todo lo que dice termina por llenar al país de pesimismo y negatividad. ¿Qué va a pasar? ¿Para dónde va todo esto?

Siento la necesidad de una conversación positiva sobre el futuro de Colombia y las grandes oportunidades que tenemos. Qué saludable para todos sería alcanzar un acuerdo entre sectores de la economía, como el sector financiero, la vivienda y el sector eléctrico, donde todos se comprometan a ceder algo, de una manera que logre mantener el crecimiento a flote y darles soluciones a los pequeños y medianos empresarios y a las familias que necesitan un hogar. No podemos quedarnos cruzados de brazos esperando a que el Gobierno convoque un gran acuerdo nacional, algo que nunca va a ocurrir.

Una dosis adecuada de indiferencia y un poco de oídos sordos frente al ruido proveniente de la Casa de Nariño, harían que el globo del Gobierno perdiese altura por sí solo. Este contrapeso ciudadano y empresarial –activo, legítimo y pacífico– es necesario para generar confianza y optimismo. Así podremos poner el foco donde debe estar: en encontrar caminos para resolver los problemas económicos de hoy y evitar una crisis de la que sería mucho más difícil salir después. Una recesión profunda le sería funcional a un gobierno que coquetea permanentemente con los estados de excepción.

Si no hacemos algo ya, vamos a enfrentar tres grandes problemas después de 2026. El primero es un racionamiento eléctrico por la falta de inversiones en generación. El segundo es la caída de la producción de gas, que nos pondrá a importar GNL a un costo que puede ser el triple de lo que hoy pagamos. El tercer problema es fiscal: la caja del Gobierno está en los rines, y es evidente que se requiere un recorte de gasto. Eso es algo que el presidente-candidato Petro no va a hacer. No dudo que preferirá incumplir la regla fiscal y aumentar el endeudamiento, hasta el punto de poner al próximo gobierno en la necesidad de un apretón. Mientras eso ocurre, el país tendrá que pagar unos intereses más altos e, inevitablemente, algunos inversionistas reducirán su exposición a Colombia, con lo cual lo único que podemos esperar es que suba el dólar.

No creo que podamos cambiar el libreto del Presidente. Lo que sí podemos hacer es cambiar cómo actuamos en estas circunstancias. No se trata de quedarnos quietos, sino de poner nuestra fuerza, atención y energía en donde el país lo necesita. Unidos por Colombia podemos demostrar que hay mucho más país que gobierno.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día