La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
Las motos: un problema de salud pública
Causa temor en los cucuteños y su área metropolitana salir a cualquier hora, no solo de noche, a hacer alguna compra a un establecimiento comercial con la zozobra que los choros motorizados se encuentran al acecho.
Viernes, 17 de Mayo de 2024

Me acusarán de tener una predisposición aversiva contra los motoristas, pero no, no es cierto. Siento un gran respeto por los conductores que utilizan las motos como medio de transporte y que cumplen con todas las normas de convivencia en general y en especial con las normas de tránsito.

Pero sí rechazo a los conductores que las utilizan para atracar en la vía pública, en los establecimientos comerciales, en las viviendas, nadie se salva; que las utilizan para matar indiscriminadamente con el negocio del sicariato, en los homicidios culposos e imprudentes e inclusive a aquellos que hacen maniobras prohibidas y exceden la velocidad causando su propia muerte. A esos, a esos, merecen el repudio de la ciudadanía.

Causa temor en los cucuteños y su área metropolitana salir a cualquier hora, no solo de noche, a hacer alguna compra a un establecimiento comercial, llámese tienda, abasto, supermercados o un lugar de comidas rápidas, con la zozobra que los choros motorizados se encuentran al acecho.

Las bajas en ventas de los restaurantes en su área metropolitana, se ve afectada por la merma de su clientela, especialmente en horas de la noche, debido al miedo ante la percepción de un peligro real o imaginario persistente, producto del riesgo ante los potenciales atracadores en moto.

Si el parrillero hombre en el área metropolitana  se encuentra dentro de las prohibiciones de su circulación, ¿cómo se entiende que en muchos casos de atracos y sicariatos los ejecutan dos hombres en moto y hasta cuatro en dos motos? La policía debe necesariamente responder a esta pregunta.

Otra de las situaciones que causan inquietud y no se entiende, el por qué no le han puesto atención a los motorizados, como lo registran las cámaras de seguridad, entran a los establecimientos a sicariar y a robar con los cascos puestos para no ser identificados. Debe establecerse una prohibición para entrar con el casco puesto so sospecha de ser un potencial delincuente, como tiene que suceder con los pasajeros hombre en moto. Es decir, en el momento que se bajen de la moto deben quitarse el casco, ¡el casco es para manejar la moto!

Se deben poner en marcha las alarmas comunitarias, conectadas con los cuadrantes de la policía como lo planteó el alcalde Acevedo y no se quede solo en propuestas y que los comerciantes lo mismo que la ciudadanía colabore para tal fin.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día