La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
Las engañosas cifras del desempleo
 Es previsible que los ciudadanos, al percibir que el grave problema que viven a diario afecta a una gran parte de la población, actuarían políticamente, con su voto en las elecciones, en forma más coherente con su lamentable situación económica y social.
Martes, 14 de Mayo de 2024

Cualquier persona  que trate de interpretar el porcentaje del desempleo  en marzo de 2024 entregado hace pocos días por  el DANE, 11.3%, creerá que los problemas económicos y sociales de la mayoría de los colombianos son mínimos. En sana lógica, si el desempleo  de la población  que está en edad de trabajar y dispuestos a hacerlo (llamada Población Económicamente Acitva- PEA-) es el 11.3%, induce a que se crea que  el 88.7%%  que si están trabajando  se encuentran en condiciones económicas que le permitirían, en el escenario más pesimista, no pasar necesidades económicas tan apremiantes como ocurre actualmente.

Sin embargo, al conocer, de otra parte, que la población en  pobreza monetaria  extrema  (su ingreso no alcanza para adquirir una canasta básica alimentaria que le provea el mínimo calórico para subsistir)  que en Colombia es del 14% y que la está en  pobreza monetaria (su ingreso no alcanza para adquirir una canasta básica de alimentos, servicios y otros bienes requeridos para subsistir)  que es del 37%, nos lleva a preguntarnos la pertinencia y correcto cálculo  de la cifra del desempleo.

Lo primero que hay que decir para entender la realidad del desempleo es que el DANE considera que un colombiano que trabaja una sola hora a la semana es ocupado y que también lo es aquel que no gana siquiera el salario mínimo y que no devenga horas extras, recargos nocturnos y dominicales, prima de vacaciones, prima de junio ni diciembre. Es decir, nuestra entidad de estadística considera a este empleo de mala calidad o de exiguo ingreso,  simple y llanamente como empleo.

Este lamentable tema de la medición engañosa del desempleo trasciende las fronteras del país, porque así lo contempla  la Organización Internacional del Trabajo -OIT- en la metodología  que recomienda a los países del mundo para efectuar la medición de este problema.

El tema, inclusive, es más confuso si de lo que se trata es de utilizar este indicador como medida del estado de ingreso y bienestar de los habitantes, en la medida en que en la categoría de ocupados  se incluyen tanto aquellos que son trabajadores por cuenta propia y trabajadores familiares sin remuneración, entre otros, quienes evidentemente pertenecen a la categoría de empleados informales, como a los  patronos o empleadores, entre otros,  quienes no pertenecen a la misma.

En el fondo de lo que se trata es que los estados nacionales informan  en sus estadísticas, que difunden los medios de comunicación de toda índole, una realidad inexistente que es utilizada, gobierno tras gobierno, para mostrar un país en cifras que es absolutamente contrario al país que se percibe, día a día, en nuestras calles

Esto nos lleva a recordar la escuela institucional de la economía que demuestra que una de las limitantes al desarrollo económico y social es la existencia de información asimétrica que puede ser descrita, en el caso del concepto de desempleo,  como aquella que conocen muy pocos pero que es entregada en forma errada a la gran mayoría de la población.

Se podría pensar que en este tema, el objetivo de los estados nacionales (en muchos de ellos) es hacer pensar al ciudadano que no tiene trabajo, que él hace parte de un reducido grupo de la  población y  no de uno  muy elevado, como es la cantidad  de ellos que realmente tienen ingresos mínimos por su condición de empleo.  Es previsible que los ciudadanos, al percibir que el grave problema que viven a diario afecta a una gran parte de la población, actuarían políticamente, con su voto en las elecciones, en forma más coherente con su lamentable situación económica y social. Al ver las estadísticas del desempleo y de la pobreza se seguiría expresando ¡LA ECONOMIA ANDA BIEN,PERO EL PAÍS ANDA MAL!.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion . 

Temas del Día