La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
La educación como motor del bienestar humano
En Colombia el grave problema sigue siendo la falta de pertinencia de lo que se enseña y estudia en relación con lo que se requiere y a la calidad.
Miércoles, 10 de Abril de 2024

Para lograr el bienestar económico y social de la población se requiere producir bienes y servicios que se obtienen con base en la utilización del trabajo y del capital (factor que comprende la suma de capital de trabajo o dinero y la infraestructura conformada por la tierra,  edificaciones, maquinaria, vías, red de servicios públicos, etc.)

A primera vista pareciera que el trabajo fuera solamente uno de los dos factores de producción requeridos, pero no: realmente, a largo plazo,  es el único factor de producción. Si se tiene en cuenta que para obtener el capital fue necesario en años o períodos anteriores aplicar trabajo, llegamos a la conclusión de que todos los bienes y servicios que consume la población se deben únicamente al trabajo.

Una manera amplia de decirlo: las tierras son utilizadas siempre y cuando el hombre las adapte, con su trabajo, al proceso productivo; el capital de trabajo la obtienen algunos empresarios gracias a que otros, anteriormente, han ahorrado dinero; la maquinaria, vías, red de servicios públicos, etc., se tienen hoy, gracias al trabajo que llevan incorporado. Nada existiría si no fuera por el trabajo del hombre. Según la historia del pensamiento económico esta afirmación del “valor trabajo” se debe  a los llamados economistas clásicos como Adam Smith, David Ricardo y al mismo Carlos Marx.

Por lo tanto, si un país desea aumentar la producción de bienes y servicios debe incrementar el trabajo: la cantidad, pero, sobre todo, la calidad del trabajo. Aquí aparece la enorme importancia de la educación.

Efectivamente, no es hablar en forma aislada de educación; no es pensar que si las personas van a la escuela, colegio o universidad ya están preparadas para aportar eficientemente al bienestar económico y social. Es hablar, por el contrario, de que la educación debe ser apropiada, en cuanto a pertinencia y calidad, a lo que está produciendo y a lo que se puede producir

Desafortunadamente, a pesar de las tantas “misiones de sabios” organizadas, en Colombia el grave problema sigue siendo la falta de pertinencia de lo que se enseña y estudia en relación con lo que se requiere y a la calidad.

Quizá el único nivel de educación que es pertinente es la primaria; en el bachillerato se siguen estudiando asignaturas que aportan muy poco al verdadero propósito de la educación. Y lo que aún es más grave, la universidad se ha convertido en la “gran fábrica de ilusiones incumplidas” para muchos colombianos, porque se estudian carreras que no se requieren o que ya presentan excesiva oferta de profesionales.

No obstante, lo más grave es la deficiente calidad educativa  porque el cuerpo docente, en una buena parte, también la tiene. Es un círculo vicioso del profesional preparado deficientemente que se convierte en docente, continuando el desafortunado círculo.

Por haber dejado para el final  el tema, no quiere decir que la educación no sea importante como fuente de empoderamiento de los derechos humanos, políticos y sociales y de las obligaciones subsecuentes. Por el contrario, lo es más que aquella dedicada a capacitar mano de obra. La descomposición social que vive el país es la prueba más fehaciente de su importancia.

Un aporte fundamental de la escuela económica institucionalista es demostrar que el progreso económico y social equitativo, requiere que  los ciudadanos  conozcan  las normas óptimas de convivencia, de acción productiva y las apliquen debidamente y en esto el papel de la educación es determinante.

En la búsqueda del bienestar económico y social del ser humano, él es el objetivo, pero también es el instrumento y en ello es fundamental la educación. Esperamos, entonces, expectantes, el aporte de la  proyectada ley de reforma a la educación superior. Ojalá no sea otra desilusión.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion . 

Temas del Día