La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile
Columnistas
Frente político único: ¡Mamola!
Se ve cómo a Colombia esta clase política la llevó hasta poner en riesgo de desaparición el estado y ahora "quieren salvarlo".
Sábado, 1 de Junio de 2024

Cuando se lee a Cesar Gaviria decir que hay que hacer un bloque político único para “defender” la democracia, mientras el partido liberal sigue negociando votos en el Congreso, o se oye a Santos hablar de no usar el proceso "Santos-farc" para hacer Constituyentes cuando fue él quien dio carácter supranacional a ese adefesio, o columnistas como Juan Fernando Cristo opinando de la gravísima situación de seguridad de Cúcuta cuando fue uno de los defensores a ultranza de entregar el Catatumbo a las guerrillas y ser los mejores amigos de Maduro, con las consecuencias que estamos viendo y que desde entonces se han advertido en esta columna, o ver a Samper feliz con la negociación del ELN que plantea en su primer punto refundar al país, y particularmente esa anarco-oligarquía bogotana a la que pertenecen los Samper, los Santos, los López y Álvaro Leyva, que tienen en el estado su "negocio", se ve como a Colombia esta clase política la llevó hasta poner en riesgo de desaparición el estado y ahora "quieren salvarlo". ¡Mamola!.

 

En Japón es famoso el suicidio por harakiri, muerte ritual con espada, del que al menos que yo sepa, ninguno que se haya arrepentido después, ha podido echar para atrás lo que hizo. Nuestra clase política quiere revertir el harakiri, pasando de su condición de responsables de la debacle a salvadores de la "democracia". Y es esta clase política la que nos hace pesimistas a los colombianos; Petro es lo que es y no lo oculta, los que votaron por él impulsados por el samperismo, el gavirismo y el santismo lo sabían, pero pudo más su necesidad de seguir pegados a los "frutos" del estado que las advertencias, pues creyeron poder "administrarlo". Presentarse hoy como salvadores arrepentidos, mientras cada uno intenta "negociar" con Petro, es lo que me lleva a decir que Petro es el culmen de lo que se creó en 1991 y que para superar a Petro hay que superar el actual modelo político y sus "líderes". Y como no se ve el cómo, soy pesimista de una salida política. Somos el espejo de Venezuela: nunca se pudo unir la oposición, pues no eran un proyecto político sino una estrategia de poder, una bestia de varias cabezas hambrientas.

 

Sin embargo, sigo teniendo esperanza “milagrosa” que llegados al punto de no retorno, donde vamos a llegar, la ciudadanía colombiana (no esa masa que llaman pueblo) encabezada por las mujeres, las fuerzas militares activas y en reserva, los jóvenes acostumbrados al trabajo y la inteligencia nacional, donde no caben los expresidentes, puedan reorientar el rumbo del país con el convencimiento que no es solo sacar a una persona del poder, sino de cambiar el regimen de estado hidrocefálico y centralista por un estado verdaderamente descentralizado y con el Leviatán estatal encadenado, como debe ser. No llamemos el iceberg para que salve el Titanic.

 

En cuanto a la violencia que se tomó a Cúcuta, es doloroso decir que lo que se advirtió tantas veces se cumplió. Y todos esos áulicos que hicieron loas a la paz santista, cuando este decidió convertir el Catatumbo en la franja de Gaza colombiana ahora saben cuál era el “sapo” que se debían tragar por la paz del Nobel. Cuando se deja crecer el riesgo terrorista a los niveles que vivimos hoy en Colombia, salir de ese riesgo es una empresa muy difícil, como se ve hoy en el conflicto de Israel con Hamas, condenándose al estado que quiere eliminar el terrorismo escondido en la población civil, entre otros por nuestro presidente, defensor del “derecho” al terrorismo. Ahí está Uribe a punto enjuiciado por enfrentar el narcoterrorismo, juzgado por los victimarios convertidos en víctimas. El regimen “social de derecho” está implosionando y este riesgo es el que me hace decir que la solución para Colombia es que las regiones se independicen y acaben el “no país” que hizo el regimen de Colombia.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Temas del Día